Municipios de México /Caos testamentario en México a causa de la pandemia
Caos testamentario en México a causa del Covid

Sabemos que elaborar un testamento supone procedimientos administrativos importantes para poner orden en el reparto legal de las posesiones (independiente de lo que tengas), en caso de muerte.

Esto aporta seguridad jurídica y evita problemas y gastos innecesarios a los tuyos y al gobierno.

En este artículo te explicaremos el fenómeno que se ha suscitado a partir de la actual pandemia alrededor del proceso testamentario en México, y te daremos sugerencias para que lo tengas que enfrentarte a problemas de esta gravedad.


Testamento y pandemia, una problemática sin precedentes

En el último año, la realización de este trámite se ha complicado muchísimo. Lamentablemente, ha habido un fuerte aumento en las defunciones y esto ha generado un caos administrativo en los procesos testamentarios.

De acuerdo con datos oficiales, en la Ciudad de México apenas el 5 % de la población ha realizado este trámite, lo que muestra la baja o nula cultura del testamento y la poca importancia que se le da a este instrumento.

Cuando las personas no realizan su testamento en vida se pueden generar muchas brechas legales que individuos mal intencionados pueden aprovechar para apropiarse o despojar de los bienes que son de la familia del intestado.

Si bien el gobierno reconoce esta problemática, no muestra una estrategia clara y eficaz para promover su solución. Notamos que no hay apoyos específicos o programas que promuevan la realización del testamento y que orienten y capaciten a la población. Tampoco existe un plan para facilitarle el trabajo al ciudadano.

Lo anterior se agrava por la situación inédita en la que estamos. Las notarías han estado cerradas por mandato gubernamental como parte de las medidas de contención sanitaria en la actual pandemia, lo que ha suspendido temporalmente la realización de este trámite. Pero este cierre no se acompañó de recursos de previsión de algún sistema que facilitara la continuidad en los servicios notariales para la elaboración del testamento.


• Ausencia de campañas y programas que se adapten a la realidad

Podemos comentar con base que faltan campañas contundentes de información y orientación para la realización del testamento. La gente suele pensar que es un proceso engorroso y caro, a pesar de que el gobierno ha promovido planes de descuento y simplificación del trámite.

Por otra parte, no se han instrumentado programas emergentes en los que se aprovechen los medios digitales, como las distintas plataformas de videoconferencias, y participen los funcionarios investidos de fe pública. Haciendo esto, podría, sin duda, facilitar en estos momentos la declaración testamentaria de la persona interesada en cumplir este requisito.

Estamos claros que lo anterior, implicaría replantear y fortalecer los procedimientos y requisitos de este trámite para asegurar que la voluntad y los intereses de quien realiza su testamento sean respetados y resguardados.

Es razonable que las personas, en estos tiempos de emergencia en las que se percibe un riesgo a la vida, busquen asegurar la transferencia de su patrimonio a su familia. Lo anterior genera un ambiente propicio para la realización de este proceso, el problema es que las condiciones descritas previamente evitan que los ciudadanos, aun intentándolo, puedan concretar este trámite.

Urgen, por lo tanto, medidas gubernamentales adecuadas y adaptadas a contextos de emergencia para que el público, de manera presencial o remota, pueda realizar su testamento.


Hacia una cultura del testamento

En los últimos tiempos, han aumentado de manera importante problemas como la suplantación de identidad o la invasión de propiedades. Asimismo, el número de litigios por inmuebles o bienes intestados sigue al alza, lo que urge a que, si no lo has hecho, e independientemente de la cantidad de tus posesiones, tomes en serio el testamento como una medida para asegurar el bienestar y la tranquilidad jurídica de tu familia.

Como instrumento legal, un testamento debe ser gestionado ante un notario o notaría. Esta última, dará fe de la voluntad que manifiesta el testador sobre el destino de sus bienes y derechos posteriores a su muerte. Lo anterior se consignará en un documento que deberá entregar en forma.


• La importancia del certificado de defunción

En caso de deceso o muerte, se generará el acta de defunción correspondiente. Es esencial que tus seres queridos resguarden este documento, pues será necesario para activar el proceso de herencia.

Si decides elaborar tu testamento, la ley no te obliga a que presentes las escrituras de tus propiedades o que las enlistes, solo se te solicitará que indiques a quién o quiénes nombrarás tus herederos (a menos que quieras que un bien específico se otorgue a alguien en particular).

Si tienes más de un heredero, deberás nombrar un albacea (mayor de edad), el cual se encargará de hacer cumplir tu voluntad en caso de muerte. Llegado el caso, el albacea deberá asistir a la notaría, presentar el certificado de defunción y el testimonio testamento.

Hay algunas otras consideraciones importantes que la notaría se encargará de explicarte, como la posibilidad de hacer cambios al testamento o la asignación de tutores si tienes hijos menores de edad. No obstante, los procedimientos administrativos son en realidad sencillos y te darán la tranquilidad en tiempos de pandemia de que tu familia no tenga problemas innecesarios cuando tú te vayas.